VIDEOS

Loading...

viernes, 27 de agosto de 2010

Las Tradiciones Peruanas son la obra conjunta de los escritos que Ricardo Palma escribió en varios años, publicadas desde en periódicos y revistas. Son relatos cortos de ficción histórica que narran de forma entretenida y con el lenguaje propio de la época, sucesos basados en hechos históricos de mayor o menos importancia, propios de la vida de las diferentes etapas que pasó la historia del Perú, sea leyenda como explicando costumbres existentes. Su valor como fuente histórica es limitado y no confiable. Su valor literario es grande.


Las Tradiciones Peruanas surgieron en el ambiente periodístico donde se movió su autor, las primeras tradiciones fueron publicadas como artículos en diarios o revistas de la época. La forma en un inicio, no estaba ni pensado ni definido. La idea de narrar un suceso llevaba al autor a ponerle nombres como "articulito", "reminiscencia fiel", "cuento", etc.

Las tradiciones de Palma tienen características propias:

Usa un lenguaje popular repleto de refranes, proverbios, canciones, coplas, entre otros.

Se basa en un suceso histórico que tiene sustento en archivos o documentos. Palma fue el bibliotecario de la Biblioteca Nacional del Perú.

Tono oral, en muchas ocasiones dialoga con el lector.

Propio del romanticismo, el drama es cargado cuando la narración así lo requiere.

Crítica de las instituciones políticas y religiosas de la época.

Al ser relatos cortos, los personajes son diversos.

Las tradiciones tienen un gran valor ya que si bien no fue invención de Palma, con él se da una revitalización del género de la tradición, al mismo tiempo crea un producto literario peruano propio por sus características, donde el suceso histórico tocado está lleno del costumbrismo del país y donde la historia del Perú sirve como ambiente y almacén de la memoria colectiva de un pueblo ya que Palma recurre a ella para conectar el relato al lector.
ARGUMENTO DE TRADICIONES PERUANAS
Las Tradiciones Peruanas se conforman por una cantidad invalorable de relatos históricos, cuyos argumentos concilian la ficción y la realidad, la narración de cada uno de ellos es bastante atractiva y mantiene al lector con el interés despierto, en cuanto al lenguaje, se utiliza uno de la época, con mucha formalidad y modismos. Cada historia que conforma Las Tradiciones Peruanas narra singularmente algún hecho histórico con menor o mayor relevancia según sea el caso, pero contadas de una manera muy informativa, y con mucha mesura para dejar entender algún consejo o moraleja en muchos casos.Las costumbres y las historias de la época son contadas con gran sutileza y elegancia, pasajes históricos de mayor o menor importancia son relatados perdiéndose las fuentes en el umbral de la ficción, por lo que es poco seguro utilizar como fuente histórica a Las Tradiciones Peruanas, sin embargo resulta placentero leerlas lo simpático y lo bien narrado de sus historias. Los relatos que componen Las Tradiciones Peruanas son variados en temas, referencias históricas y costumbres, son embargo se puede resumir las historias en ciertas características que predominan en cada una de ellas, como por ejemplo el tipo de lenguaje utilizado, es un lenguaje bastante informal, popular y entre los diálogos se puede encontrar canciones, coplas y una inmensa cantidad de máximas y proverbios. Otra característica interesante de Las Tradiciones Peruanas es que las historias guardan relación con hechos históricos del Perú, además de fuentes documentales sustentadas en los archivos bibliotecarios, es importante tomar en cuenta que el escritor Ricardo Palma fue por muchos años el director de la Biblioteca Nacional del Perú, por lo que sus referencias bibliograficas eran realmente bastas. La lectura de sus relatos se vuelve ágil y amena, quizá porque la narrativa está compuesta en su mayoría por diálogos, es decir, la oralidad con que las historias cuentan, permiten al lector un apego y una sensación de intimidad con lo relatado. Todos los relatos son de corta extensión, cuentan con personajes con todas las tipologias, muy variados, representando a políticos, personas sencillas, perfiles típicos de la sociedad limeña de ese entonces. Entre líneas las historias suelen ser severas con la clase política, suelen criticar la actividad legislativa y religiosa limeña, por lo que muchos de sus personajes son personajes religiosos y políticos cometiendo faltas que tientan entre lo irónico y lo burlesco.


Entre los títulos más importantes y reconocidos de Las Tradiciones Peruanas podemos encontrar referencias al libertador Simón Bolívar y Sucre, entre ellos tenemos títulos como La pinga del Libertador, La última frase de Bolívar, Las tres etcéteras del Libertador, Don Dimas de la Tijereta, El Rosal de Rosa, que hace referencia a la vida de una de las santas peruanas más universales como es Santa Rosa de Lima. Otros títulos muy conocidos son Dónde y cómo el diablo perdió el poncho, El Demonio de los Andes, Has bien sin mirar a quien, Fray Juan sin miedo, La achirana del Inca, La casa de Pizarro, entre otros.


Las Tradiciones Peruanas tienen un gran valor literario porque insertan una nueva modalidad de escritura que se rige entre lo narrativo y lo cronístico, si bien no esa fuente verídica para investigar o atestiguar hechos históricos, la obra tiene un gran valor histórico porque representa a una sociedad limeña de la época, como su mismo titulo ha ce entender, son las tradiciones peruanas las que la obra muestra. Por eso su valor histórico, además de ser una de las obras que mejor permite mostrar y conocer la historia del Perú. Es una obra importante para quienes desean descubrir la literatura peruana.
BIOGRAFIA DE RICARDO PALMA
Ricardo Palma nació en Lima el 7 de febrero de 1833. Fue hijo de Pedro Palma Castañeda y de doña Guillermina Soriano Carrillo. Su madre era una mestiza con raíces africanas de Cañete. Desde joven tiene escarceos con la política desde el bando de los liberales, lo cual le lleva a participar en una conjura fallida contra el presidente Ramón Castilla que resulta en su destierro a Chile durante tres años. La política le deparará los cargos de Cónsul del Perú, Senador por Loreto y funcionario del Ministerio de Guerra y Marina.
Pero fueron las letras la actividad en la que destacó. Desde temprano empieza a escribir poesía y piezas teatrales, asimismo a realizar colaboraciones en periódicos del Perú. Tiene una gran presencia en la prensa satírica, en la que es un prolífico columnista y uno de los baluartes de la sátira política peruana del Siglo XIX. Empieza colaborando en la hoja satírica El Burro para ser posteriormente uno de los principales redactores de La Campana. Más adelante funda la revista La Broma.
También es un colaborador asiduo de publicaciones serias como El Mercurio, El Correo, La Patria, El Liberal, Revista del Pacífico y Revista de Sud América. También actúa como corresponsal de periódicos extranjeros durante la Guerra del Pacífico.

En 1872, se ve publicada la primera serie de su obra capital Tradiciones Peruanas.
A lo largo de su vida va publicando artículos históricos, trabajos de investigación como Anales de la Inquisición de Lima e incluso estudios lexicográficos sobre la variedad peruana del español.
El éxito cosechado por sus Tradiciones y su incansable que hacer intelectual lo convierten en una figura reconocida en vida no solamente en su país sino en todo el mundo de habla hispana, que lo acoge como uno de los escritores clásicos de prosa más amena del continente América|americano. Es miembro correspondiente de la Real Academia Española, la Real Academia de la Historia y de la Academia Peruana de la Lengua así como miembro honorífico de la Hispanic Society de Nueva York.
En 1881 participa en la defensa de Miraflores durante la batalla del mismo nombre el 15 de enero de 1881, en el Reducto Nº 2, al mando del coronel Ramón Ribeyro, donde las tropas invasoras luego de la batalla, incendiaron la ciudad incluyendo su casa y su biblioteca personal despues para ayudar a renovar la biblioteca fue de casa en casa pidiendo libros , y lo nombraron "El Bibliotecario Mendigo". En 1883, es nombrado director y restaurador de la Biblioteca Nacional del Perú.
Contrajo matrimonio con Cristina Román Olivier; siendo padre de varios hijos. Su hijo Clemente Palma fue un destacado escritor, autor de cuentos fantásticos, generalmente de terror e influidos por Edgar Allan Poe y su hija Angélica Palma fue una de las fundadoras del movimiento feminista peruano. Muere en la localidad limeña de Miraflores, en 1919.
Don Ricardo Palma estuvo en 2 oportunidades cerca de perder la vida; la primera fue en 1854 cuando trabajaba en un barco como contador de la armada peruana y este se hundió, como él no sabía nadar un marinero fanático de él lo salva; la segunda fue en el combate del 2 de mayo, cuando aún estaba en el ejército, él estaba en el torreón de La Merced bajo el mando de José Gálvez y éste lo manda en comisión de telégrafos y 2 minutos después de abandonar el torreón, éste es destruido por una bomba enemiga.